Skip to main content
European Commission logo
Speech Repository

La nomofobia

public

Comisión Europea

Bruselas

Description

La nomofobia, o el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil

Transcript

Los teléfonos móviles, o mundialmente conocidos smartphones, han cambiado radicalmente nuestra forma de vida. Las tareas que antes solo podíamos hacer después de haber consultado un sinnúmero de fuentes ahora podemos realizarlas con un solo dispositivo. Tomarnos una foto, escuchar las noticias, descargar nuestra música favorita, ubicarnos en el mapa… son pequeñas cosas que marcan nuestro día a día y que nos mantienen pegados al smartphone literalmente las 24 horas. Y en muchas ocasiones nos sentimos estresados, e incluso incapaces, si no tenemos a uno de estos amigos inteligentes a la mano. Si eres una de estas personas, quizás estás padeciendo de una adicción que de seguro no sabías que existía.

La nomofobia es la adicción al smartphone, caracterizada por un miedo intenso e irracional a estar sin el mismo e incluye el temor a perderlo, que se dañe, que se le agote la batería, que se quede sin cobertura, sin crédito o que pierda la conexión de datos. Incluso a que esté apagado o no se sienta o escuche cuando llegue una llamada o mensaje.

El término proviene de la expresión inglesa no mobile phone phobia, y fue acuñado durante una investigación en el año 2011, que midió el nivel de ansiedad que producían los smartphones en una muestra de más de 2.000 personas. Los resultados indicaron que más del 50% de la muestra manifestaba ansiedad al no tenerlo cerca. Según la investigación, la nomofobia ocurre en un porcentaje mayor en hombres que en mujeres y para muchos la ansiedad sentida al estar sin el mismo es similar a la experimentada durante el día de la boda o la visita a un dentista.

El 55% de esta muestra también indicó que su temor derivaba de no poder comunicarse oportunamente con familiares o amigos, por la sensación de aislamiento que esto les producía. Solo un 10% indicó que el temor derivaba de perder conexión y comunicación con su trabajo o responsabilidades.

Las causas de la nomofobia son claramente culturales. Solo es posible que ocurra en entornos donde la tecnología móvil ha evolucionado lo suficiente como para darle un sentido a tener el smartphone encendido las 24 horas del día. Sin embargo, algunas experiencias traumáticas en la vida de la persona afectada pueden funcionar como activador de la nomofobia, por ejemplo haber experimentado un ataque de pánico y no haber tenido un smartphone a mano para pedir ayuda.

Ahora, ¿cómo podemos saber si padecemos de nomofobia? Los síntomas físicos más frecuentes son la ansiedad, alteraciones respiratorias, temblores, transpiración, agitación, desorientación y taquicardia. En el plano emocional, los síntomas más frecuentes son la depresión, los ataques de pánico, la dependencia, la baja autoestima y la sensación de soledad. Aparte de estos síntomas, tanto físicos como emocionales, tenemos una condición asociada a esta enfermedad, que se denomina “síndrome de la vibración fantasma”, en el cual la persona siente que el smartphone vibra incluso cuando no lo tiene consigo, por ejemplo, cuando se baña. 

Por lo reciente de la descripción de esta condición es poca la información que se tiene sobre cuál es el tratamiento más adecuado. Como en otras adicciones, la combinación de un tratamiento farmacológico con psicoterapia puede ser la mejor opción, pero existen otras alternativas. Los llamados “programas de desintoxicación digital” ya existen en algunos países, y son análogos a los centros para la desintoxicación por abuso de sustancias. En estos centros se restringe total o parcialmente el uso de smartphones. Al mismo tiempo se realizan actividades para propiciar la relajación y el auto-control. Es posible que la persona realice este proceso por cuenta propia, aunque requerirá de mucha más fuerza de voluntad para lograrlo.

En conclusión, estoy seguro que coinciden conmigo cuando decimos que todo en exceso, hasta las mejores cosas, hace daño. La tecnología avanza a pasos agigantados cada día. Debemos aprender a asimilar todos estos cambios y no dejar que el smartphone, sin duda alguna el amigo que nos ayuda en situaciones tan difíciles e importantes, se convierta en nuestro mayor enemigo.

Muchas gracias.

Give feedback on this page

mandatory field