GT2: T2: Coordinación y armonización entre donantes: división del trabajo español (es) Deutsch (de) English (en)français (fr) português (pt)

From CiSocH
Jump to: navigation, search

Esta es una parte del documento sobre el Diálogo estructurado (DE)

Context

A raíz de las preocupaciones sobre la armonización y la alineación recogidas en la Declaración de París, algunos donantes europeos están decantándose por modalidades de financiación conjunta en su apoyo a las OSC y las AL. De esa forma, reducen también los altos costes de transacción, un factor importante, dada la limitación de recursos de las oficinas de los donantes en terceros países.

En el nivel de la CE existen ejemplos interesantes de cooperación delegada. Por ejemplo, en Sierra Leona la CE respalda un programa para OSC del DFID y en Ghana otro de Danida, en lugar de crear proyectos propios independientes. Otro caso interesante es el de un fondo mancomunado creado en Mali y gestionado por la CE sobre la base de un acuerdo de transferencia cerrado con toda una serie de donantes. A pesar de los distintos mecanismos de coordinación establecidos (comités, grupos de trabajo y otros ejemplos de donantes y programas), por lo general las conversaciones siguen limitándose al mero intercambio de información, sin aprovechar las posibilidades de avance de estos nuevos mecanismos.

Los fondos mancomunados de varios donante asignados a las OSC y las AL pueden tener ventajas potenciales que conduzcan a un mayor impacto, pero las prácticas apuntan a que surgen retos estratégicos y operativos para las partes implicadas. La financiación mancomunada puede limitar el tipo de actividades y la diversidad de OSC y AL que consigan acceso a la financiación. Durante toda la implementación, se recurre más a intermediarios, como OSC del Norte y organizaciones paraguas de OSC y AL del Sur, lo que puede resultar en competitividad y desconfianza entre las OSC (por ejemplo, las OSC paraguas del Sur tienen la función de trabajar para todos sus miembros, pero se ven obligadas a elegir entre ellos para asignar la financiación). Asimismo, el sistema puede ir en detrimento de las OSC y las AL pequeñas implicadas en actividades más puntuales, a las que no siempre se llega con esos mecanismos. Por último, las OSC y las AL tienen a percibir los fondos mancomunados como iniciativas impulsadas por los donantes, a menudo sin la consulta ni la apropiación de las propias OSC y AL.

Con el fin de permitir que los participantes intercambien lecciones prácticas sobre lo que funciona, lo que no y por qué, se han creado varias redes de conocimientos conjuntos.

Recuadro 10: Directrices para los donantes de cara al apoyo a la sociedad civil de Tanzania y la creación de una base de datos

Tanzania es precursora en la implementación de los principios de la eficacia de la ayuda. En consecuencia, aproximadamente un 40 por ciento del presupuesto del país se recibe en forma de ayuda a través de apoyo presupuestario genérico. Existe una serie de enfoques sectoriales amplios (SWAP, por sus siglas en inglés) en uso en los sectores sociales y para el fortalecimiento de la rendición de cuentas desde el lado del suministro (por ejemplo, reforma del sector público, reforma del sector jurídico, reforma de los gobiernos locales, gestión financiera pública y fortalecimiento del entorno empresarial en Tanzania). Se ha elaborado una estrategia de asistencia conjunta que aúna a todos los donantes y ofrece una oportunidad de cumplir de pleno los principios de la eficacia de la ayuda. Esa estrategia conjunta incluye referencias sustanciales a la necesidad de fortalecer la rendición de cuentas nacional y al importante rol de la sociedad civil en el desarrollo.

En el año 2006, una serie de OSC solicitó un conjunto de directrices para ayudar a coordinar y hacer más transparente y estratégico el apoyo de los donantes a las OSC dedicadas a labores de promoción y de políticas. Se examinaron las estrategias de los donantes en aquel momento (lo que respaldaban, sus ventajas e inconvenientes) y las experiencias y los problemas de las OSC en el contexto en constante evolución de la ayuda a Tanzania. Las directrices aportan una serie de doce principios de buenas prácticas de donación, criterios de financiación básica y actuaciones de coordinación entre los donantes. Éstos han expresado su compromiso con dichas pautas y están poniéndolas en práctica.

Uno de los resultados clave de esta iniciativa reside en la creación de una base de datos pública de apoyo a la sociedad civil (http://www.civilsocietysupport.net/), que incluye información sobre las organizaciones que reciben apoyo, sobre la financiación implicada, sobre las estrategias que se han empleado y sobre las condiciones de evaluación de propuestas que emplean los distintos donantes. Se hacen esfuerzos para trazar un mapa del apoyo de los donantes a la sociedad civil, incluido el respaldo a los programas de las ONGI. Por último, los donantes están planteándose la creación de un marco similar para las OSC que trabajan principalmente en la prestación de servicios.

A modo de conclusión, la cuestión es cómo reducir los costes de la financiación de proyecto sin coordinación y al mismo tiempo abordar las amplias y variadas necesidades de las OSC y las AL de una forma cada vez más estratégica. La experiencia demuestra que la financiación mancomunada puede ser un instrumento útil siempre que los donantes y las OSC hayan considerado conjuntamente las mejores modalidades de implementación en un contexto determinado. La mejor forma de lograr el paso a un enfoque más estratégico es recurrir a una serie de mecanismos (de modo que se complementen los fondos mancomunados con otras fuentes de financiación) y fomentar cierta división del trabajo entre los donantes y otros participantes, que deben tomar el liderazgo en distintas áreas.

Preguntas para el debate

ALGUNAS PREGUNTAS PARA EL DEBATE:
  • ¿Dónde están las oportunidades y los retos de las modalidades de financiación conjunta para el apoyo a las OSC y las AL, según su experiencia en este campo?
  • ¿Resulta más difícil, debido a la armonización, responder a las ideas surgidas en el marco de los mecanismos de fondos mancomunados (pérdida de flexibilidad)?
  • ¿Qué podemos aprender del trabajo con otros donantes y actores del desarrollo en el nivel del país para determinar los debates sobre las modalidades de colaboración de la UE?
  • ¿Cómo fortalecer la capacidad de las delegaciones de la UE para colaborar con los donantes (en particular los Estados miembros) con el fin de mejorar la coordinación y la complementariedad del apoyo a las OSC y las AL?
  • ¿Qué repercusiones pueden tener la reforma institucional, la creación del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y la transformación de las delegaciones de la CE en delegaciones de la UE en la esfera de la coordinación, la armonización, la división del trabajo y las relaciones con la sociedad civil?

Es el fin del Teme II del GT2 una parte del Diálogo estructurado