By clicking any link on this page you are accepting the website's Terms and conditions. OK, I agree

EUROPEAN CIVIL PROTECTION AND HUMANITARIAN AID OPERATIONS
Stories from the field

Enfrentamientos entre grupos armados son una amenaza para las comunidades indígenas en la cuenca de los ríos nariñenses.

Elena GARCÍA PRIETO in Colombia

Gracias al programa EU Aid Volunteers en Colombia, he tenido la oportunidad de formar parte del equipo del proyecto Asistencia Humanitaria para comunidades más vulnerables y afectadas por la violencia armada y/o desastres naturales en la región Pacífica y los departamentos de Meta y Guaviare”, financiado por ECHO y ejecutado por el consorcio de organizaciones Plan Internacional, Médicos del Mundo y Alianza por la Solidaridad.

Mi papel ha consistido en coordinar la estrategia de comunicación, recogiendo testimonios y material audiovisual que diera visibilidad a las acciones llevadas a cabo en el marco de este proyecto. Por un lado, he realizado entrevistas a personas desplazadas, comunidades vulnerables y víctimas del conflicto armado que sigue afectando al país. Por otro lado, también se ha visibilizado el importante trabajo que han realizado los diferentes miembros del equipo, desde médicos, psicólogos, abogados, hasta coordinadores y logistas.

Quiero aprovechar este artículo para contar la historia de José Deivid, un indígena desplazado en Tumaco que pude entrevistar en mi última visita a esta ciudad al sur del Pacífico colombiano.

José Deivid y su familia son miembros de una comunidad indígena que habita una vereda perteneciente al corregimiento Olaya Herrera, ubicado al noroccidente del departamento de Nariño y al Suroccidente de Colombia, donde ríos como el Satinga y el Sanquianga, entre otros, dejan sus aguas en el océano Pacífico. Tuvieron que huir de sus casas al producirse un enfrentamiento entre varios grupos armados no identificados. Salieron corriendo, con lo puesto, dejándolo todo atrás. Aún con miedo en los ojos, él relata cómo, junto a su esposa y sus cuatro hijos, quedaron atrapados en medio de la balacera, igual que otros vecinos de la vereda. Al intentar huir hubo muchos heridos, entre ellos, su esposa, su bebé de dos meses con contusiones en las costillas, y su hija de cinco años con una herida de bala en la pierna.

Desde el proyecto ECHO se facilitó la llegada de José Deivid y su familia a un entorno seguro, en Tumaco (Nariño, Colombia), y se les proporcionó apoyo desde los sectores de salud, higiene (WASH) y seguridad alimentaria. Acompañé a parte del equipo, formado por una enfermera, un médico y la responsable de WASH en una de las visitas a la casa donde estaban alojados temporalmente, para la entrega de medicinas, kits de higiene y comprobar el estado de salud de aquellos que habían sido heridos. Fue entonces cuando José Deivid me contó su triste historia.

Hoy esta familia vive desplazada en otro cabildo indígena, también en el corregimiento Olaya Herrera. Les da miedo volver a su comunidad por la presencia de grupos armados. No es posible garantizarles protección, ni un entorno seguro. ¿Regresarán algún día, como tantas otras familias desplazadas? ¿Podrán volver a vivir de sus recursos, sus animales y cultivos de autoconsumo? Nadie lo sabe. Su futuro no está escrito.

Share
Sectors